jueves, 7 de noviembre de 2019

RECUPERACION DE SAN SEBASTIAN DEL TERROR ROJO POR "40 REQUETES DE ARTAJONA" Y EL SARGENTO DEL CRISTO




Los 40 de Artajona en San Sebastián
Bueno en su mayoría de Artajona, pero también de Mendigorria y Larraga, ya que está Compañía  se formó con requetés de estos tres pueblos navarros y era muy conocida por "Los 40 de Artajona".


Los Requetés de Artajona se presentaron en Pamplona con el Estandarte de la Virgen de Jerusalén como guión para formar la 3ª Compañía del Tercio de Lacar y así fue  como entraron en la Ciudad de San Sebastián después de durísimos combates.

Según Carmelo Revilla Cebrecos, ...: "Las doce; van entrando por la calle de Miracruz los Requetés de Artajona, a cuyo mando viene el Capitán Ureta (Ignacio Ureta Zabala). No pueden avanzar apenas, porque su paso es cortado por el jubilo popular. Salen las gentes de las casas. ¿cuantos eran los que entraban? ¿Treinta? ¿Cuarenta? Probablemente ni a ese número llegaban. Venían destrozados por el cansancio de la guerra, por la marcha realizada y por lo apretujones de los abrazos de la multitud..... A las doce y media , la bandera roja y gualda era izada en la Diputación.


La Primera Fotografía de los Requetes de Artajona



El valiente Capitán Ignacio Ureta Zabala y el Sargento del Cristo




Sargento D. Félix Zabalegui Rosquilla  apodado el SARGENTO DEL CRISTO portando el Estandarte de la VIRGEN DE JERUSALEN patrona de la villa de Artajona al lado del Capitán Ureta  el día 13 de septiembre de 1936


Grupo de Requetés de Artajona en las calles de San Sebastián el día 13 de Septiembre de 1936

Las doce menos diez. Las doce menos cinco. Las doce. Van entrando por la calle de Miracruz los Requetés de Artajona, a cuyo mando viene el Capitán Ureta. No pueden avanzar apenas porque su paso es cortado por el júbilo popular. salen las gentes de sus casas. Los escondidos, los temerosos de la barbarie roja, salen brazo en alto, llorando de emoción y de alegría. Los hombres, las mujeres y los niños apretujan, abrazan y besan a los requetés navarros, enronqueciendo todos de gritar sus entusiasmos.

Son las doce y cinco. Por la calle de Churruca, en dirección a la Diputación, pasan con andar lento cinco o seis milicianos, armados de fusiles, ametralladoras y cascos de acero. En aquel instante es arriada la bandera separatista del parlamento de la provincia... Los requetés acaban de entrar, están cruzando el puente de Santa Catalina. En se instante tiene lugar la última fuga. Los dirigentes nacionalistas que habían quedado aún en el Palacio de la Diputación bajan presurosos las escaleras y toman los cuatro o cinco coches que desde la primera hora de la mañana se hallan esperando. Jadean los motores, acelerados con la prisa del instante. Por la calle de Andía, disparados a una velocidad fantástica, corren hacia el antiguo paso antes de que cierren la carretera de Bilbao. Los cinco o seis milicianos que avanzan tranquilos por la calle de Churruca van avanzando al paso de un modo progresivo hasta convertirlo en carrera desesperada. Corren perseguidos por los gritos jubilosos, por los vivas a España, por el entusiasmo, que avanza arrollador, ahogando, ya para siempre, todos los gritos antiespañoles.

¿Cuantos eran los que entraban?... ¿Treinta?... ¿Cuarenta?.... Probablemente menos ni a ese número llegaban. Venían destrozados por el cansancio de la guerra, por la marcha realizada y por los apretujones de los abrazos de la multitud. Sus ropas estaban sucias del monte, rota de trepar por las breñas. Llegaban sin afeitar, con los fusiles a rastras, casi agotados por su peso. En una carnaval hubiéramos calificado a los requetés de Artajona de comparsa de destrozones...¡Pero que emoción más sublime la de verlos! ... Era el Ejercito de España. Eran los héroes de SAN MARCIAL y de IRUN. Eran los hombres de España que salvaban a San Sebastián de su inmensa agonía.

Los de Artajona avanzaban por la Avenida, tremolando una vieja bandera bicolor, deslucida por lluvias y soles, con agujeros de balas. Uno de los Requetés, viejo y calvo, que había dejado en Navarra siete u ocho hijos para coger el fusil, daba ¡Vivas a Cristo Rey!. Otro llevaba sobre el pecho un crucifico de hueso de enorme tamaño (El Sargento del Cristo). Y había otro, el Maestro Nacional, que en todos los instantes en que la multitud detenía con sus entusiasmos el paso de la pequeña columna, se aupaba y lanzaba una soflana encendida y patriótica, hasta que el capitán Ureta, cariñosamente, le decía --Vamos calla ya charlatán...
Unas muchachas arrebataron la bandera que traían los requetés y con ella desplegada avanzaron por la calle de Churruca para seguir a la Diputación. Los balcones, atestados de gentes enfervorizada, empiezan a llenarse de autenticas banderas españolas, mientras que la llevan las muchachas es besada con emoción por la gente, arrodillándose mucha de ella para hacerlo, posiblemente sabedoras de los muchos muchachos que quedaron en los montes por defenderla con su Vida.

 A las doce y media la bandera roja y gualda era izada en la Diputación. Habló el Maestro Nacional de Artajona desde los balcones, y entonces, por primera vez, a pleno pulmón se escucharon los himnos de Oriamendi y el de la falange, mientras los brazos mostraban, magnifico, el saludo imperial.

SE HABÍA ACABADO LA PESADILLA ROJA, San Sebastián estaba recobrada para ESPAÑA libre del yugo Stalinista y de Aguirre.





Maestro y Requeté D.Jesús Bañales Medía de los 40 de Artajona quien colocó la bandera Nacional en el balcón de la Diputación donostiarra y desde allí dirigió a la población un discurso del que se hizo eco la prensa nacional y extranjera.




Repartidora de Periódicos en la foto de los Requetes de Artajona que se parece un huevo a mi Madre cuando fue Joven..y no he tenido mas cojones que ponerla.... 






sábado, 2 de noviembre de 2019

Lehendakari Aguirre y HITLER ¡Nazis con Chapela!





JOSE ANTONIO AGUIRRE LECUBE
LEHENDAKARI
Abogado y político vizcaíno, nacido en Bilbao el 6 de marzo de 1904. Fallecido en París el 22 de marzo de 1960

Pertenecía a una importante familia vizcaína que pronto implantaría en su industria avanzadas mejoras sociales. Cursa sus primeros estudios en el colegio de los PP. Jesuitas de Orduña y los prosigue en la Universidad de Deusto. Se establece como abogado en 1929. Formado en el ambiente católico y social que caracterizaba a su hogar y su empresa familiar, se inicia en la vida pública como presidente de las Juventudes Católicas de Vizcaya y luego como miembro del Consejo Supremo de la ACE y propulsor de inquietudes vasquistas y católico-sociales.


Nazis con chapela, la raza soñada por Hitler y el PNV




El PNV negoció con los nazis la independencia vasca


"Había cierta esperanza de que nos apoyaran frente a Franco" reconoce un exalcalde de San Sebastián.




representantes nacionalistas vascos y dirigentes nazis durante la Segunda Guerra mundial. El filme recoge el testimonio de testigos de la época, historiadores y documentos alemanes, según los cuales durante la ocupación de Francia, hubo un acercamiento de dirigentes de PNV con nazis para tratar de asegurarse de los alemanes una hipotética independencia de Euskadi. "Había que jugar a ganador por una vez" confirma los contactos el exalcalde de San Sebastián Ramón Labayen (PNV), que añade que "había cierta esperanza de que los alemanes nos apoyaran frente a Franco."

¡ESTO ME RECUERDA ALGO PARECIDO CON LOS ROMANOS!

¿O NO; VALIENTES VASCONES?




FUENTE: INTERNET

El PNV y los Nazis

El siguiente comunicado fue publicado por el Euskadi Buru Batzar tras la caída de Francia en manos Alemanas:
Por las relaciones que unen a Alemania y España creen los vascos que en general el triunfo de Alemania sería la consolidación del Régimen actual y por lo tanto de la desastrosa situación en que se encuentra en estos momentos el País Vasco.
Nosotros no compartimos esa opinión, porque creemos en el talento político del Führer, en su sagacidad, en su alto espíritu de comprensión esperamos que en el nuevo orden a establecer en Europa y particularmente en España, el problema vasco será tenido en cuenta:
1-Porque a Alemania le interesa la pacificación de España y no puede escapar a su recto sentido que no hay pacificación posible sin una solución favorable a los vascos.
2-Porque el problema vasco está íntimamente ligado al problema racial alemán y por lo tanto, es lógico y natural esperar que el Führer lo acoja y lo resuelva con la mayor simpatía.
3-Porque nos damos perfecta cuenta de que las simpatías de Alemania en España están en decadencia, y por lo tanto es de extrema importancia para el Führer recoger y captar nuevas simpatías si no quiere perder toda su influencia en España.

JOSÉ ANTONIO AGUIRRE
Las razones de este informe, el cual viene a poner de manifiesto que las altas cotas de indignidad que alcanzó el Partido Nacionalista Vasco con la traición de Santoña no son un caso aislado en la historia de dicha formación, debemos buscarlas en los contactos que habían venido manteniendo los separatistas vascos con personajes importantes del Tercer Reich desde 1940.
Tras la caída de Francia, Ribbentrop envía a este país a varios expertos en asuntos raciales como Karl Bouda y Werner Best, con la misión de estudiar la viabilidad de dividir el Estado Francés en varios estados más pequeños, atendiendo a criterios de diferenciación racial. Entre esos estados se encontraría la región de Vasconia, con la dificultad añadida de que la mayor parte del hipotético territorio de la misma no se hallaba en suelo francés, sino que formaba parte de la nación española. Esto no amilana a José Antonio Aguirre, presidente del gobierno autónomo vasco gracias a unas elecciones cuanto menos dudosas, quién desde su exilio en Bélgica ordena a destacados dirigentes del PNV que incrementen los contactos con los nazis.
Así, a partir del verano de 1940 tendrá lugar una serie de reuniones con los alemanes, en las que estarán presentes el presidente del Euskadi Buru Batzar, Doroteo Ciaurriz, y el hermano de Sabino Arana, Luis Arana. Como consecuencia de las mismas aparecerá el informe señalado con anterioridad y también otras manifestaciones de varios organismos nacionalistas. Por ejemplo, el sindicato ELA-STV dirá, refiriéndose al régimen de Hitler que “es un totalitarismo culto, frente al soviético, grosero y criminal. Euskadi y Alemania están condenadas a entenderse”Eugenio Goyeneche (investido doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco en 1982), miembro del PNV y amigo personal de Bouda y Best, llega incluso a redactar un proyecto de Estatuto para unificar la región de Vasconia e insertarla en la Europa nazi.
Debería sorprender que un partido que durante décadas no ha cesado de sacar a colación el bombardeo de Guernica, bombardeo de unas dimensiones mucho menores que las que se han llegado a afirmar, no tuviese ningún tipo de problemas en estrechar relaciones con el régimen nazi. Debería sorprender, pero lo cierto es que no sorprende, ya que esta formación es la misma que se había rendido en 1937 al fascismo italiano, dejando a merced de Franco a miles de soldados del Ejército del Norte republicano. Y, a pesar de todo, Aguirre no iba a parar ahí.
A finales de 1940 y después de pasar varios meses en Bélgica, donde le sorprendió el ataque alemán, el presidente del gobierno autónomo vasco decide emprender el viaje al territorio del Tercer Reich. Gracias a las gestiones del PNV, Aguirre obtiene un pasaporte falso emitido por Panamá que le permite viajar por Alemania. Durante los meses siguientes intentara conseguir de los alemanes lo que ya había pretendido de los italianos: un estatus especial para las provincias vascas bajo el paraguas protector de los nuevos amos de Europa. Con ese fin, intentará conseguir -sin éxito- entrevistas con Wilhelm Canaris y con Joachim von Ribbentrop.
El empeño de líder del PNV se verá frustrado por el hecho de que los alemanes están entonces más pendientes de la proyectada ofensiva contra la URSS que de los asuntos del oeste europeo. Además, el wolframio que les llegaba de España, indispensable para las industrias de guerra germanas, hacía que los jerarcas nazis fueran reacios a tomar partido por alguien como Aguirre, ya que el hacerlo sin duda habría desequilibrado en su contra sus relaciones con Franco.
De la estancia del mandatario del PNV en Alemania podemos destacar un par de entradas en su diario:
-21 de febrero de 1941
Hoy le toca el turno a la Alemania de Hitler. En el campo social se ha realizado una gran obra. Parece una copia de lo que hicieron y algún día harán mis compatriotas. Todavía es corta la obra al lado de lo que mis compatriotas tenían y tienen preparado: casa, salario familiar, etc. Cómo se equivocan los que juzgan la obra de Hitler.
-27 de marzo de 1941
… he visto pasar al ministro de exteriores japonés Matsuoka, precedido y seguido de gran acompañamiento. Iba con el el general Oshima. He llegado hasta la cancillería donde un numeroso público esperaba la salida de Hitler y el ministro japonés después de su entrevista. Ha durado dos horas y media. He esperado, firme en pie, con intenso frió el momento. Salen al fin Hitler, Ribbentrop y Oshima. Yo estaba a 50 metros. Tenía en mi mano unas banderolas nazis y japonesas que nos han repartido gentilmente unos miembros de las SS. He disfrutado mucho.

Bandera de un batallón del Ejército vasco, establecido en el cuartel Salaberri de Barakaldo en 1936. La esvástica figura en otras banderas del nacionalismo vasco de la década de 1930.
Para concluir, hagamos una breve referencia a la ultima hazaña protagonizada por el presidente del Partido Nacionalista Vasco antes de abandonar Europa. En julio, José Antonio Aguirre parte desde el puerto de Göteborg (Suecia) rumbo a América junto a su esposa y sus dos hijos. Los pasaportes necesarios para el viaje se los había robado anteriormente a dos parejas de judíos. La justificación que él mismo esgrime es la siguiente: “yo era más desgraciado que ellos”.

Fuente Principal: Los mitos del nacionalismo vascoJosé Díaz Herrera

* * * * * * * * * * *
El PNV buscó un pacto con los nazis

“Nosotros creemos en el talento político del Führer, en su sagacidad, en su alto espíritu de compresión y esperamos que en el nuevo orden a establecer en Europa y particularmente en España, el problema vasco habrá de ser tenido en cuenta”. Esto es parte de un informe enviado por el Euzkadi Buru Batzar del PNV a varios interlocutores nazis en la Francia ocupada por Hitler.

Esto es lo que se apunta en un excelente artículo publicado por Diario Liberal. En él explica los contactos mantenidos por un grupo de dirigentes del PNV exiliados en Francia con varios dirigentes nazis, encabezados por el oficial de las SS hitlerianas Alfred Toepfer, para proponerles un pacto de colaboración entre los jeltzales vascos y los nacional-socialistas alemanes.

El PNV apeló al “problema racial” para ganarse a Hitler

En el marco de estos contactos, la dirección del PNV hizo llegar a los dirigentes nazis el documento cuya entradilla abre estas líneas, y que entre otras cosas transmite a los ocupantes de Francia que “a Alemania le interesa la pacificación de España y no puede escapar a su recto sentido que no hay pacificación posible sin una solución favorable a los vascos. Nacionalistas vascos, se entiende.”
Sin andarse con rodeos, el Euzkadi Buru Batzar utilizó el reclamo racial -muy presente en los textos del fundador del PNV, Sabino Arana- para intentar ganarse el favor de Hitler: “el problema vasco está íntimamente ligado al problema racial alemán y por lo tanto es lógico y natural esperar que el Führer lo acoja y lo resuelva con la mayor simpatía”, señaló la dirección del PNV en ese documento.

Un Estatuto para un estado vasco en la Europa de los nazis
El Boletín del Consejo Nacional Vasco, editado en Londres el 27 de noviembre de 1941, planteaba la creación de un “estado vasco” amigo de Alemania a ambos lados de los Pirineos, y señalaba, además, que José Antonio Aguirre, presidente del Gobierno vasco en el exilio, “se encuentra retenido en un castillo cerca de Berlín, gozando, al parecer, de un tratamiento privilegiado”.
Los contactos entre los jeltzales y los nazis buscaron, de hecho, materializar esa aspiración del PNV. El director del periódico nacionalista Euzko-Deya, Eugène Goyheneche, contactó con un oficial de las SS, el criminal de guerra Werner Brest, a quien envió nada menos que un proyecto de Estatuto para un País Vasco independiente en el marco de la Europa dominada por los nazis.
En el preámbulo de ese proyecto, Goyneche señalaba: “¿Por qué los vascos debíamos entrar como vencidos en una posible Europa nazi?” Advertía que “había sectores alemanes que nos miraban con simpatía, pudiendo obtener un trato de favor”, y se preguntaba: “¿Por qué habíamos de despreciar estos ofrecimientos?”

El nazismo dio esperanzas al nacionalismo vasco

Goyneche fue juzgado como colaboracionista al terminar la contienda. Tras la sentencia, hizo un alegato victimista según el cual “había sido condenado por el mero hecho de ser vasco”, y acabó por afirmar que los nazis “eran los únicos que hubieran asegurado, de verdad, una Euzkadi unida y soberana”.
No era el único que lo pensaba. Otro destacado miembro del PNV, Mario Salegui, que decidió unirse a los nazis, escribió a sus correligionarios una carta en la que les explicaba que “la conquista de nuestra soberanía nacional está más cerca bajo la Europa de los mil años del Reich, que bajo gobiernos democráticos”.
Salegui llegó a escribir, sin titubeos, que “los alemanes nos ofrecían el reconocimiento y unidad de un estado vasco independiente en el nuevo orden europeo y que la ocupación nazi de España era la única garantía que teníamos de derrocar al franquismo con la posibilidad de crear la nación vasca”.

Un escritor filonazi como referencia en los colegios vascos

Otro caso digno de citar es el escritor vascofrancés Jon Mirande. Considerado uno de los escritores vascos más importantes del siglo XX, figura en la actualidad en los programas escolares confeccionados por el Gobierno vasco, que además ha dado su nombre a varios premios literarios para novelas en vascuence. Todo esto se hace a pesar de los planteamientos radicalmente antidemócratas y antisemitas de este escritor, que le llevaban no sólo a rechazar el cristianismo por sus raíces judías, sino también a simpatizar con los nazis, a quienes defendió en varios escritos.
En fin, como se puede ver, el empeño del PNV por pactar hasta con el mismísimo diablo con tal de conseguir sus propósitos no es una cosa que viene de ahora y que se haya limitado en el pasado a sus ya conocidos y reiterados contactos con los terroristas de ETA.


Imagen: Boletín Electrónico de Vexilología de Cataluña. Bandera de un batallón del Ejército vasco, establecido en el cuartel Salaberri de Barakaldo en 1936. La esvástica figura en otras banderas del nacionalismo vasco de la década de 1930.



lunes, 28 de octubre de 2019

MEMORIAS DE UN MEDICO DE CAMPAÑA ARGENTINO EN LA GUERRA DE ESPAÑA




DOCTOR HECTOR COLMEGNA
UN ARGENTINO
Médico Requeté en la Guerra de España 

Este médico argentino (Buenos Aires, 1893-1990), nacido en el seno de una acomodada familia argentina, se encontraba de vacaciones en Biarrtiz el verano de 1936, tras haber asistido a unos cursos de perfeccionamiento en la facultad de medicina de París. Ferviente católico, se enroló muy pronto como voluntario a las Brigadas Navarras, con las que hizo toda la guerra desde el frente del Norte hasta la caída de Barcelona.


"Un día del mes de julio sostuve una conversación con el capellán de los españoles de la parroquia de San Carlos, don José Oria, sobre la guerra civil de España. Tras un largo y apasionado comentario llegamos a la conclusión de que, debido a la escasez de médicos, podría yo presentar servicio como voluntario en el Ejército de Franco", cuenta Colmegna en su diario, ferviente católico y nacido en el seno de una familia burguesa argentina. Se encontraba en la localidad francesa tras asistir a unos cursos de perfeccionamiento en la Facultad de Medicina de París.

Escrito desde la serenidad, este testimonio plagado de anécdotas, de datos sobre la sanidad militar durante la guerra, trasmite muy bien el ambiente vivido por las banderas de falange y los tercios de requetés. Casi no habla de él o de sus sentimientos, trata  principalmente de trasmitir unos hecho con objetividad y mostrar la  gran calidad humana y espiritual de sus compañeros de los que está realmente admirado.






Estas memorias, bajo el título de Diario de un médico argentino en la guerra de España y publicadas por primera y única vez en 1941 en Buenos Aires por la editorial Espasa-Calpe, las reedita ahora Almuzara como parte de su serie sobre la contienda relatada por los protagonistas.

 Lo cierto es que el atractivo del relato del médico —el lector espera encontrar descripciones de su actuación en las trincheras, de los efectos de la metralla y la crudeza de la guerra; vamos, un punto de vista menos conocido— se difumina a medida que su periplo avanza del frente del Norte a la ofensiva sobre Cataluña, pasando por Toledo o la campaña de Aragón. Pero no se le puede tachar de embustero cuando en el prólogo ya avisa que no es la suya la pluma de Hemingway: "No esperes encontrar en este diario una vívida narración de los hechos en los que he participado y de los cuales he sido testigo. Hubiese sido necesario poseer dotes de escritor que no forman parte de mi patrimonio intelectual".






Los apuntes de Héctor Colmegna, que no dejan de ser una descripción del recorrido que hizo con sus compañeros de la Primera Bandera de Falange de Navarra marcada por sus creencias religiosas y donde abundan frases de admiración "por la gesta realizada por los soldados de Franco" y a "los caídos, que morían invocando el nombre de Dios, con la visión clara de una Patria grande y próspera en un futuro cercano". 








sábado, 26 de octubre de 2019

"L’ídol d’Artur Mas era un assassí". LAS 1000 ROSAS LINCHADAS EN CATALUNYA POR LLUIS COMPANYS



EN PALABRAS DE SU SANTO PADRE
"En Lluiset morira penjat" 


En "CAN TUNIS" ya no se fusilaba. Se bajaban a los presos y presas del Castillo y se las entregaban a la chusma Roja que los/las linchaban e incluso quemaban vivos/vas. 

Un deporte divertido era abrir los vientres de los presos y después de verter gasolina (La Campsa estaba muy cerca) les prendían fuego. 

1000 rosas fueron asesinadas como las Monjas de Lloret.


L’ídol d’Artur Mas era un assassí.



El alcalde de Lérida, el catalanista Juan Rovira y Roure, fue fusilado por haber organizado una cabalgata de Reyes

Ejecutó a más gente en 3 años que la Inquisición 

Las cifras son escalofriantes: bajo las órdenes expresas o con el consentimiento de Companys fueron asesinadas más de 8.000 personas por sus ideas políticas o creencias religiosas, muchas de ellas sin juicio previo.
El terror de Companys, un político abiertamente cristianófobo, se cebó especialmente con los católicos: fueron asesinados 4 obispos, 1.536 sacerdotes (el 30% del clero catalán) y miles de seglares por el mero hecho por ser católicos. Cualquier excusa valía para justificar esos crímenes: un religioso discapacitado fue ejecutado por el mero hecho de saber latín. El alcalde de Lérida, el catalanista Juan Rovira y Roure, fue fusilado por haber organizado una cabalgata de Reyes.
Para que nos hagamos una idea de la magnitud de estos crímenes, simplemente señalaré que en la Cataluña gobernada por Companys y en poco más de tres años fueron asesinadas más personas que por la Inquisición española en 140 años en todo el Imperio español (entre 1540 y 1700 los ejecutados por ese tribunal fueron unos 3.000 en todos los territorios de la Corona española, según los datos de los que se dispone hoy en día)


SUS ENFERMIZOS ATAQUES DE "IRA" pataleando hasta desde el suelo









Era un político incapaz que regó Cataluña de sangre. Su golpe de estado de 1934 dejó 46 muertos y 11 heridos. Bajo su gobierno fueron destruidos más de 7.000 edificios religiosos, asesinados 47 periodistasmossos d’esquadra y hasta un sordo por saber latíndestrozada la Sagrada Familia y asesinados los 3 curas que la atendían, y organizados dantescos campos de concentración como el de Omells de Na GaiaToleró el asesinato del 3er presidente de la Generalitat desde su restauración, Jiménez ArenasMás de 8.129 catalanes fueron asesinados bajo la presidencia de Companys.

Publicó un decreto el 26 de julio de 1936 donde, “a proposta de Presidència”, para “acabar de aniquilar en toda Cataluña los últimos núcleos fascistas existentes” creaba el “Comité de Milicias Antifascistas de Cataluña”. El catalán Gassiot Magret escribía que “cuantos tuvimos la desgracia de tener que sufrir el terror rojo de Barcelona, sabemos que las Milicias Antifascistas eran los técnicos y ejecutores de los asesinatos. Nos consta que no hubo ningún asesinato de personas religiosas que no hubiese sido autorizado por el Comité Directivo”. No, això no ho ensenyen a les madrasses de la Generalitat.

Companys autorizó personalmente decenas de asesinatos. Per exemple, podem veure la foto de la Sentència 377 del Tribunal d’Espionatge i Altra Traició de Catalunya, de 19-11-1938, i confirmada pel President Lluís Companys el 10-12-1938: pena de mort a 7 homes i 6 dones. Gràcies a Déu aquest cop el mandat d’en Companys no es va complir, perquè va fugir davant l’arribada dels nacionals el 26 de gener del 1939. De paso se llevó bienes públicos y patrimonio de todos. El president había mandado destruir gran parte del patrimonio artístico de Cataluña.
Miren lo que pensaba Francesc Cambó sobre la ejecución de Companys:
Lluís Companys no havia estat mai catalanista, sinó que en la seva primera juventut era netament anticatalanista. (…) L’afusellament fou un immens error d’en Franco. Injust? Ell, el 6 d’octubre, havia comès igual delicte que els militars, i fou indultat. En el 1936, ell féu afusellar tots els militars revoltats“.
Companys no va ser el “President Màrtir”, sinó el president que va generar més màrtirs a la història de Catalunya. Hoy su bisnieto rechaza el nacionalismo catalán mientras Artur Mas lo abraza con delirio.


 

viernes, 25 de octubre de 2019

Liberación de Bilbao en el recuerdo de un cabo de requetés, por Javier Nagore Yárnoz









Liberación de Bilbao en el recuerdo de un cabo de requetés, por Javier Nagore Yárnoz



D.Benito Martínez Albero, Heroico Requeté del Tercio de San Miguel en las calles de Bilbao tras su Liberación.
Estaba casado y tenía dos hijos y también dos hermanos que estaban en el requeté. Murió en Pamplona el 17 de septiembre del 1973 y está enterrado en el Cementerio donde ejerció el modesto trabajo de sepulturero durante muchos años.

A las dos de la madrugada del 19 de junio de 1937, por caminos cubiertos entre helechos y zarzas, con la guía del capitán Goicoechea, el ingeniero que había proyectado el “Cinturón de Hierro” y que se había pasado a nosotros “los nacionales” (sí, el que años más tarde construyó el “Talgo”), llegamos a las 8:15 horas al castillete de Arraiz, ya sobre Bilbao.


Quien esto escribe iba, como cabo del equipo de radio de campaña (los “talky-walky” de entonces) a las órdenes del Teniente Coronel D. Rafael Tejero Saurina (murió en combate un años después en el frente de Teruel, con dos Medallas Militares en su haber de heroísmo), jefe a su vez de una de las Agrupaciones de la 1ª Brigada de Navarra quien habiendo sido Comandante del Tercio de Montejurra, terminó la guerra, ya de General de División, como Jefe del Cuerpo de Ejército del Maestrazgo; la más rápida y brillante ascensión en el ejército nacional.
        A las 11 horas, con Tejero y su Plana Mayor, en la que me encontraba, subimos desplegados, con breve fuego de ametralladoras al castillete ocupando sus trincheras; ya casi a tiro de onda sobre la Villa.
        A las 12:30 horas transmitimos este parte de radio de Tejero a García-Valiño: Encima de Bilbao. Enemigo huye desbandada por carreteras y caminos. Hostiliza con ametralladoras y fusilería. Conviene 10,5
       En un soñoliento mediodía, surcado de humaredas y últimos disparos, contemplamos Bilbao, la Villa que nos recuerda los versos de Ramón de Basterra: 

Urbe pujante, henchida de futuro,
Y de ciudadanos desierta.
La materia en tus manos
Se hizo dócil, anchurosa, espléndida,
En tanto el alma se acurruca
En un rincón de hipocresía mísera.

A las 14:08 horas, parte de la radio de Valiño: Láncese sobre Bilbao, que se ha rendido a las dos de la tarde
Y tres minutos después, la respuesta de nuestro Teniente Coronel: Recibido anterior, voy en cabeza sobre Bilbao. ¡Viva España!”
        Así pues, a las 14:30 horas, encabezados por tejero, y seguidos por el 4º Batallón de América, en columna de marcha, a paso ligero, descendimos de Arraiz y pisamos Bilbao a las tres de la tarde. La noche anterior volaron los puentes pero nuestra entrada fue por las calles que desembocan en la Plaza Moyua, donde el Hotel Carlton, sede entonces del lendakari, José Antonio de Aguirre, quien había prometido que si entrábamos allí pasaríamos sobre su cadáver; pero no lo encontramos.

       En las calles, en la Plaza, en la Avenida hasta el monumento del Sagrado Corazón, batallones de “gudaris” con las armas en el suelo nos miraban desfilar; lo que hacíamos, arma al brazo, con paso de vencedores. Y así entramos en el Carlton, donde nos alojamos, por unas horas, Tejero y la Plana Mayor. Había armas en abundancia, que aumentaron con las de muchos “gudaris” que acudieron, con sus oficiales, a entregarse.
       Las habitaciones y despachos de la Presidencia del llamado “Gobierno de Euskadi”, así como los sótanos del Hotel, estaban repletos de documentación, en un desorden magno.
       Comenzaban a ser investigados y ordenados por oficiales del Servicio de Información Militar.
       Al pisar la Plaza de Moyua, la “Elíptica”, veo a dos amigos, excolegiales como yo de Lecároz, entre las filas que encuadraban nuestra entrada. Me dicen que, anteayer, los presos de la cárcel del Carmelo se pasaron, con sus guardianes, por Begoña a nuestras filas del lado derecho de la ría. Mi alegría es grande ya que mi padre –preso desde el 22 de julio, primero en Ondarreta, luego en el barco “Aránzazu-Mendi” y, finalmente, en el Carmelo de Begoña- estaba libre.




No hubo cena para los vencedores pues al entrar y desfilar por las calles bilbaínas repartimos todo nuestro rancho en frío a cuantos nos pedían alimento; y fueron muchos cientos de personas. Como, además, a causa de la voladura de los puentes, no pudo pasar la intendencia, gran parte de la 1ª de Navarra se quedó sin cenar. Las excepciones fueron los Tercios de Montejurra y Zumalacárregui. Las Banderas de Falange y la del SEU (la “del cisne”, emblema de los estudiantes del sindicato falangista), que habían plantado la bandera española en la cima del “Pagasarri”, dominando Bilbao, y allí se quedaron.
        Así terminó para “los de la 1ª de Navarra” el 19 de junio de 1937, día en que los partes de guerra del Ejército rojo-separatista y del Ejército nacional respecto a la Campaña de Vizcaya fueron muy distintos. Decía el primero:
“El enemigo intensifica su presión sobre Bilbao, cuyos defensores continúan batiéndose con increíble valentía. Los facciosos, que han logrado deslizar algunas fuerzas por la margen izquierda del Nervión, concentran su afán de impedir la evacuación de la población civil. Se han librado combates muy sangrientos”.
Por el contrario, nuestro parte oficial dijo la verdad, aunque a mi parecer, con retórica poco militar: 
“La toma de Bilbao es la coronación de una primera etapa de las operaciones del Norte. El pueblo de Vizcaya, esclavizado y explotado por el contubernio rojo-separatista, se entrega hoy con entusiasmo a la España Nacional y en las Villas y en los caseríos es la Bandera de España la que ondea bajo la brisa del cantábrico”

Terminaba así: 
“¡Gloria a los caídos por España! ¡Gloria al heroico General Mola, al coronarse, con la toma de Bilbao, sus victoriosas jornadas en tierras de Vizcaya!”
              Y era la verdad que en las horas siguientes a su liberación Bilbao vibraba de entusiasmo y de banderas; comenzaba su reconstrucción e iba a hacer buena, durante muchos años de paz, la adivinación poética del propio Basterra: 
Mas te anuncio el enganche de tu alma
Para seguir el nudo de la idea.
Demos a otros el reino de la hora pasada,
Nuestras son la presente y venidera.
        Los días 19 y 20, es decir, el día de la liberación de Bilbao y el siguiente, un tercio de requetés de Vizcaya cantaba junto al Santuario de la Virgen de Begoña, en el lado derecho de la ría:





Himno del Tercio de Nuestra Señora de Begoña

Laugarren guerra santua
Gorri eta asetarren contra,
Euskalerri-gutziko
Medietan biztuda.
Gernika-ko Arbolapian
Euskaldunaren fusillak,
Betiko emangedotxue
¡Bizkai-ko foruak!
¡Aupa euskaldunak!
¡Arbola liberatzen!
Karlista zintzoa
¡Zeule odola aregatik emanaz!
Dibar beti Euskalerri-an
¡Jaungoikoi eta Lege zarra!
¡Aurrera!
¡Españan-tzeko geure Arbola!

La cuarta guerra santa,
Contra rojos y separatistas,
Ha encendido todos los montes
De Euskalerría.
Bajo el Árbol de Guernica
Todos los fusiles vascos
¡Danos para siempre
Tus benditos fueros!
¡Arriba los euskaldunes!
¡A liberar el Árbol santo!
Carlista valeroso
¡Derrama tu sangre por Él!
Perduren siempre en Euskalerría
¡Dios y Ley vieja!
¡Adelante!
¡Ganemos para España nuestro Árbol Santo!”




RECUPERACION DE SAN SEBASTIAN DEL TERROR ROJO POR "40 REQUETES DE ARTAJONA" Y EL SARGENTO DEL CRISTO

Los 40 de Artajona en San Sebastián Bueno en su mayoría de  Artajona , pero también de  Mendigorria y Larraga , ya que está Compañía  s...