sábado, 20 de julio de 2019

"FUE UNA CRUZADA DEL CARLISMO" esta vez contra el comunismo"







"FUE UNA CRUZADA del CARLISMO"
 (esta vez contra el comunismo) 


Uno de los mayores mitos modernos, que se ha pretendido que cale entre en la mentalidad de la gente; es el que pretende hacer creer que las revoluciones "modernas" (liberales, socialistas etc.) eran populares; y que los movimientos contrarevolucionarios eran realidades elitistas y antipopulares.

La realidad es toda la contraria: el liberalismo entró en España de mano del ejercito y de minorías burguesas. Los "golpes" liberales fueron siempre pronunciamientos militares al margen del pueblo. Los levantamientos populares fueron siempre de signo tradicionalista.


El único moviminto con arraigo de signo no tradicionalista durante el siglo XIX y primera parte del XX, es el anarquismo; y este por sus connotaciones pre-modernas, pre-industriales, de signo comunal y agrario que le emparentan con el tradicionalismo. El marxismo, como el liberalismo fueron realidades elitistas que durante estas etapas carecieron de "pueblo" real, aunque se llenaran la boca retóricamente con este concepto.






D. Luís Rodríguez, combatiente requeté de la última CRUZADA ESPAÑOLA de 1936 nos recuerda en este reportaje como el CARLISMO ha participado en tres guerras contra el LIBERALISMO y otra contra el COMUNISMO.



 Rosario Jaurrieta Baleztena

CARLISTA






viernes, 14 de junio de 2019

Los campos de EXTERMINIO de Lluis Companys en CATALUNYA









Los campos de EXTERMINIO de Lluis Companys en CATALUNYA










Gener Gozalvo, director de l’Arxiu Històric Comarcal de Tàrrega ens recorda el testimoni del metge Joan Pujol Poch sobre aquest “terrorífic” camp republicà a Catalunya, curiosament fins ara “en l’anonimat" (COMO TANTOS OTROS ASESINATOS DEL GOBIERNO DE LA GENERALITAT).


EL GENERAL GARCIA-VALIÑO CHARLANDO CON PRISIONEROS DE UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN REPUBLICANO EN CATALUNYA.

Los habitantes dels Omells (Urgell) estaban “esgarrifosament sotmesos a les normes disciplinàries del camp (…) vivint aquell calvari sens poder donar ni un vas d’aigua ni una mirada de compassió envers aquells presoners demacrats i esparracats.
El dr Pujol no feia política, però era cristià: por eso lo detuvieron en marzo de 1938 y lo condenaron a muerte. Pudo librarse, pero fue destinado al campo de concentración de Omells.
Tras viajar hacinados en vagones tuvieron que emprender una dura marcha sin agua; los débiles eran asesinados de un tiro en la cabeza. Quienes no podían trabajar eran ametrallados. La norma era que “un guàrdia podia disparar-te un tret i ningú preguntava per què”. Los presos se morían de hambre, y quien cogía espigas del camino era ejecutado a garrotazos, una suerte que podía tocarle a cualquier preso por capricho de los guardas: “tot el terme estava sembrat de cadàvers”.
Después de la guerra Juan Pujol se entregó a los disminuidos psíquicos. Unos años antes de jubilarse fundó con su mujer El Rusc, una residencia donde acoger y dar un ambiente familiar a los más necesitados.
Artur Mas se comparaba anteayer en Libération con Companys. Nosotros recordamos el campo dels Omells, organizado bajo el gobierno del ídolo de Mas, y preferimos emular a gente como Juan Pujol, dolço català de seny i amor.




EL CAMP DE CONCENTRACIÓ NÚM. 3 DELS OMELLS DE NA GAIA DURANT LA GUERRA CIVIL. Testimoni del metge Joan Pujol i Poch 





Lista de periodistas asesinados bajo el régimen deL genocida lluis Companys





Hoy los medios están controlados por las subvenciones del Règim. En la época de Companys había métodos más expeditivos para asegurar que no había periodistas desafectos. Aquí tienen la lista de quienes pagaron con su vida la osadía de ser periodistas y pensar diferente a los mandamases de la Generalitat y sus patrullas callejeras:


Badía Casanovas, Antonio. Periodista asesinado el 27-2-1937.
Baró Bonet, José. Director de El Correo. Asesinado el 5-8-1936.
Barón Bonet, Miguel. Redactor de El Correo. Asesinado el 20-8-1936.
Batallá Catá, Martín. Redactor de El Diario de Gerona. Asesinado el 31-10-1936.
Bernat Guixà, Ramón. Redactor de Terra Ferma. Asesinado el 25-8-1936.
Boquera, Juan. Redactor de Avui publicado en Reus. Asesinado.
Bueno Bengoechea, Manuel. Periodista asesinado el 11-8-1936.
Capdevila Durán, Juan. Periodista de El Matí. Asesinado el 13-9-1936.
Capdevila, Tomás. Redactor de Avui publicado en Reus. Asesinado.
Caylá Grau, Tomás. Director de Juventud. Asesinado el 13-8-1936.
Chavarría Aguilar, José. Redactor del Diario de Lérida. Asesinado en 1936.
Condal Fontova, José. Redactor de Terra Ferma. Asesinado el 15-9-1936.
Cruells Aragonés, Luis de. Redactor de El Correo de Tortosa. Asesinado el 24-9-1936.
Domingo Soler, José Mª. Redactor de La Cruz. Asesinado.
Espinosa de los Monteros, Enrique. Redactor de Las Noticias. Asesinado.
Estrem Fa, Salvador. Redactor de Avui. Asesinado el 14-9-1936.
Fábregas Aran, Salvador. Redactor del Diario de Lérida. Asesinado el 26-7-1936.
Farfán de los Godos, Carlos. Corresponsal de la Agencia Fabra. Asesinado.
Ferré Guasch, Salvador. Redactor de La Voz de Tarragona. Asesinado el 16-1-1939.
Forner Reverté, Agustín. Redactor del Diario de Lérida. Asesinado el 25-7-1936.
Gómez Martorell, José. Director del Semanario Católico. Asesinado.
Guasch Giménez, Ricardo. Redactor de La Tarde de Tarragona. Asesinado el 30-1-1939.
Juncosa Vilanova, Manuel. Redactor de Avui. Asesinado el 10-12-36.
Marín Sanalot, Atilano. Fotógrafo y redactor de El Correo Catalán. Asesinado el 5-10-1936.
Martorell Camí, Modesto. Redactor de El Correo de Lérida. Asesinado el 25-8-1936.
Millán González, José. Redactor del Diario del Comercio de Barcelona. Asesinado.
Monravá Martorell, Juan. Redactor de La Cruz. Asesinado el 25-8-1936.
Morante Chic, José Mª. Colaborador periodístico de Lérida. Asesinado el 25-8-1936.
Mur Brull, Enrique. Redactor jefe de El Correo de Tortosa. Asesinado el 5-8-1936.
Murga Llopis, Fernando. Redactor de El Popular de Barcelona. Asesinado.
Niubó Casanelles, Jaime. Redactor de El Diario de Lérida. Asesinado el 27-11-1936.
Pagés García, José Mª. Director de La Voz de Tarragona. Asesinado el 23-11-1936.
Piñol Aguiló, Luis. Redactor de Avui. Asesinado el 1-11-1936.
Planas Martí, José Mª. Periodista. Asesinado el 25-8-1936.
Puig Estapé, Pedro. Redactor del Diario de Comercio de Barcelona. Asesinado.
Recasens Ros, Juan. Redactor. Redactor del Diario de Lérida. Asesinado el 15-11-1936.
Rico Ariza, Estanislao. Redactor de El Correo Catalán. Asesinado el 26-11-1936.
Roca Domingo, Estanislao. Redactor de El Semanario Católico. Asesinado el 14-9-1936.
Rubio Benach, Jaime. Redactor de Terra Ferma. Asesinado el 2-2-1937.
Sáenz de Barés, Pedro. Redactor de El Correo Catalán. Asesinado en septiembre de 1936.
Solé Companys, José. Sacerdote y redactor de El Correo Catalán. Asesinado el 25-7-1936.
Solé Montardit, José. Propietario de El Correo de Lérida. Asesinado el 25-7-1936.
Suárez Bravo y de Olalde, Francisco. Redactor del Diario de Barcelona. Asesinado el 14-3-1937.
Temporal Ponce, Ángel. Periodista. Asesinado el 23-8-1936.
Tuset Arbonés, Juan. Redactor de La Cruz. Asesinado el 28-11-1936.
Vilatimó Costa, Miguel. Redactor de La Cruz. Asesinado el 26-9-1936.

jueves, 13 de junio de 2019

LLUIS COMPANYS ORDENA AL CAPITÁN BAYO CONQUISTAR MALLORCA





El Capitán Bayo, el hombre que quiso ganar la Guerra en Mallorca por Orden de LLuis Companys



"Perdimos Mallorca, perdimos la Guerra"

Así se expresó en su día el capitán Alberto Bayo (Cuba, 1892-1967), quien desembarcó en la isla el domingo 16 de agosto de 1936 con una misión: liberarla de los nacionales y recuperarla para el bando republicano. Una empresa que fracasó y que dio al traste con la carrera en España del discutido militar cerebro de la operación impulsada por Lluís Companys como Presidente de la Generalitat de Catalunya.




A pesar de este primer ataque en Punta Amer, que causó 422 bajas en un escuadrón de 6.000 hombres, según la propia contabilidad de Bayo, los milicianos republicanos consiguieron una penetración de siete kilómetros (hasta Son Servera). El capitán reconoce que ninguno de sus hombres supo nunca la "terrible verdad" sobre el desembarco. "En la guerra hay mucho ruido y pocas nueces", les arengaba. Pero los tambores de retirada sonaban más fuerte que sus soflamas. "El principal escollo que se encontraron en la isla", observa la doctora en Historia y también investigadora de la Fundación Largo Caballero, "fueron los bombardeos de la Aviación nacional, que impidió que los republicanos avanzaran".  ¡O tal vez, como relató, el mismo Capitán Bayo, la Milicia Comunista y Anarquista que desembarco se dedicó al asesinato, robo y expolio de todo lo que encontró y a la hora de combatir a la bayoneta corrieran hacia los barcos en busca de refugio!



En un trabajo Publicado en el ciclo de Conferencias realizadas en el CIC de Terrassa curso 1986-1987,  cuyos datos adjunto seguidamente, el mismo Capitán Bayo reconoce ya no la existencia del TERCIO DE MALLORCA, sino su brutal agresividad  en sus ataques a la bayoneta que producían la desbandada entre los milicianos que volvían a los barcos. Lo que no dice Bayo, para cubrirse las espaldas supongo, es que los ataques a la bayoneta era por falta de munición y de fusiles. Si comenta Bayo la terrible artillería de los fascistas que por cierto en aquellos primeros instantes no estaba todavía, y en todo caso luego fue de montaña y por lo tanto muy ligera. 







Prisioneros Republicanos frente al local de FALANGE con las joyas robadas en el expolio de Porto-Cristo.

¡EN VEZ DE LUCHAR MEJOR QUEMAR IGLESIAS Y ROBAR!.


Durante la primera pernoctación en Mallorca, Bayo, "tumbado en la tierra pelada y con una piedra grande por almohada", presintiendo el fracaso de la "aventura", comienza a hacerse preguntas: "Te han asegurado que te enviarán ayuda y armamentos, si llegabas a cumplir con tu gente lo que prometiste, o sea, desembarcar en esta isla fascista; pero dime, soñador ingenuo y optimista ¿recibirás los refuerzos prometidos?, ¿te mandarán el material que necesitas para proseguir tu conquista, o te dejarán abandonado en estas solitarias costas por tener los políticos otras luchas intensas e internas de partido que les preocupan más que el avance de tus fuerzas, en estas tierras, para ellos, lejanas y no necesarias?" El capitán iba sobrado de sexto sentido político: nadie le envió apoyos y le conminaron a retirarse. ¿Quién dio la orden? "Bayo culpó directamente del abandono de la isla a Indalecio Prieto, el ministro de la Guerra en Madrid. Prieto creía que se estaba invirtiendo demasiado en la operación mallorquina en relación con las necesidades que empezaban a acuciar al resto del territorio", observa la profesora Aroca, quien añade que también se han valorado las posibilidades de conflicto entre la Generalitat y el ministerio de la Guerra, pues éste quería recuperar el control absoluto del mando militar en el bando republicano. El caso es que una vez más se repite la historia: el Gobierno central prioriza otras comunidades por encima de las islas. Un grave error estratégico para el polémico militar, "que en algunas ocasiones ofrece una visión tergiversada de la historia para ensalzar su heroísmo". 



A día de hoy, el Capitán Bayo sigue generando muchas preguntas al lector y a los investigadores. ¿Por qué Lluís Companys confió en un militar que jamás llegó a ser de primera fila? La profesora Aroca intenta despejar incógnitas en su estudio introductorio. "Creyeron en él por su extensa carrera como militar, muy destacable en el campo de la aviación, y también por su conocimiento de la guerrilla en Marruecos, pues participó en la Guerra del Rif (1912-1928)", aclara la doctora. "El capitán formó parte de la Mehala Jalifiana número 6, con la intención de completar el dominio español en las zonas marroquíes aún en tierra de nadie. Allí se ocupó de formar a gente que no era militar para que luchara. Algo que no le funcionó en Mallorca pero con lo que después triunfó en Cuba", continúa. Bayo era un especialista en disciplinar la milicia, sabía que en la guerrilla había que reproducir e instaurar el modelo de mando único. Y trabajar bajo la estrategia "de pega y corre". 


Sobre la ideología de Bayo, Aroca opina que "no fue comunista hasta que no ayudó a los cubanos". Sí era progresista y anticatólico, "algo que quizá está relacionado con el hecho de que recibiera educación en Estados Unidos", detalla. 

Otra cuestión queda en el aire: ¿qué fue de Bayo tras el desembarco en Mallorca? El capitán volvió a Cataluña y fue destinado a una serie de misiones secundarias de las que no obtendría mayor gloria. Se empleó durante el transcurro de la guerra en una misión en Londres y París con turbios manejos para la compra ilegal de armas, y un destino en el Servicio de Investigación Militar del que le acusaron de desertar y en el que pudo hacer sus pinitos como espía. La contienda finalizó para Bayo en uno de los últimos bombardeos franquistas sobre la capital catalana en el que sufrió heridas en el ojo enfermo que había ocultado hasta entonces. Sorteando las dificultades del éxodo masivo, Bayo llegó a París donde fue hospitalizado y donde conoció el destino de su mujer y su hijo en un campo de internamiento del sur de Francia. Tras una serie de gestiones, ambos consiguieron pasaporte cubano y lograron embarcar en el vapor Flandes hacia América. Allí, sus tácticas militares triunfaron. Lo que le había salido rana en Mallorca, le salió redondo en Cuba: amaestró a los revolucionarios cubanos encabezados por Fidel Castro. Y entonces cambió su estatus: el perdedor español se convirtió en héroe cubano.




domingo, 14 de abril de 2019

LA CUARTA DIVISION DE NAVARRA DE DON CAMILO ALONSO VEGA LLEGA AL MEDITERRANEO





El Coronel Alonso Vega Habilitado a General de Brigada (VER LADO IZQUIERDO DEL PECHO) y su Estado Mayor de la 4º División de Navarra llega al Mediterráneo.






UTILIZACIÓN DE ARMAS QUÍMICAS EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA POR PARTE DE LOS ROJOS








En el Asedio del Alcázar de Toledo, las fuerzas republicanas emplearon «gases de guerra», según dice literalmente el informe de la Columna de Toledo, como posible solución al asedio al Alcázar (dos representantes franceses de una empresa de productos químicos las ofrecieron a las fuerzas republicanas).



San Sebastián (Guipúzcoa). Exposición material de guerra cogido al enemigo en el Gran Kursaal [Material gráfico]








LOS DEFENSORES DE LA FE de Russell Palmer

LOS DEFENSORES DE LA FE